Font size bigger Font size smaller

Grace Wembolua: "Soy mujer, soy negra, soy una persona con discapacidad"

Viaje de una jugadora francesa de baloncesto en silla de ruedas desde sobrevivir a un ataque incendiario a desarrollar la confianza en su cuerpo 08 Oct 2020
Imagen
Female wheelchair basketball player defended strongly by her opponent
Grace Wembolua hizo su debut Paralímpico en Río 2016
ⒸGetty Images
By IPC

Grace Wembolua disfruta de un estatus de celebridad en Burdeos, Francia. La adoración por la jugadora de baloncesto en silla de ruedas estuvo en pleno apogeo durante el período previo a los Juegos Paralímpicos Río 2016. La ciudad, conocida por sus opulentos viñedos, demostró al unísono su apoyo mediante sus carteles publicitarios en las calles.

Tal muestra pública de afecto era algo que Wembolua no hubiera imaginado hace años, especialmente luchando con la confianza sobre su cuerpo desde que sobrevivió a un ataque incendiario cuando tenía cuatro años.

"Soy una mujer, soy negra, soy una persona con discapacidad. Son muchas cosas que la gente vería como una desventaja", Wembolua reflexionó en el sexto episodio de "A Winning Mindset: Lessons From The Paralympics. “Pero que una ciudad entera me apoyara y publicara grandes fotos mías con un mensaje de aliento, fue alucinante y realmente cambió la perspectiva en que la gente veía los deportes para personas con discapacidad".

Wembolua comenzó a jugar baloncesto en silla de ruedas en 2012 y debutó en los Juegos Paralímpicos Río 2016. Pero cambiar la percepción de la gente sobre los Para deportes y los Para deportistas no fue su mayor obstáculo.

Sobreviviendo


Wembolua recuerda vívidamente la noche en que ocurrió el accidente, ya que "literalmente caminó hacia las llamas".

"Cuando las llamas comenzaron a venir hacia mí, yo estaba como 'Oh Dios mío, estoy asustada y quiero ir a ver a mi mamá'", dijo. "Fue entonces cuando empecé a quemarme".

Despertó en un hospital tres meses más tarde, y se enteró entonces de que había perdido a su madre y a su hermano, que le habían amputado las piernas por debajo de las rodillas, y que todo su brazo izquierdo y otras partes de su cuerpo estaban muy quemadas.

"Fue muy difícil procesar esto cuando tenía cuatro años", dijo Wembolua, que no estaba preparada para contar a otros niños lo que le había pasado cada vez que le preguntaban. Ella simplemente decía "me quemé".

"Los niños tienen esta increíble capacidad de cambiar de tema muy rápido, entonces sólo jugábamos".

Luego vinieron los años de la adolescencia, que Wembolua describió como "el período más complicado de mi vida".

"Y creo que ahí es donde comenzó mi viaje con la aceptación de mi cuerpo", añadió.


Adolescente


Wembolua se preocupaba por lo que sus amigos pensarían si supieran que tiene prótesis. Con sus quemaduras, podría esconderlas. Pero si le dolían las piernas, decía que tenía un problema en la rodilla.

Luego, en su clase de gimnasia comenzó a practicar natación, lo que expondría más su cuerpo.

Para su sorpresa, cuando explicó a sus amigos sobre sus prótesis y quemaduras, no les pareció tan importante como ella pensaba.

"Hice un gran escándalo por esto y estaba tan nerviosa, y ahora me decían que básicamente no importaba, que no les importaba y que si necesitaba ayuda me ayudarían", dijo.

 

Redes sociales


Los años de la adolescencia fueron para sentirse cómoda con sus prótesis. Más tarde, se volvió más consciente de sus quemaduras. En el verano, usaba una camiseta, que exponía sus quemaduras y atraía miradas.

Tuvo que aprender a manejar "la mirada de los demás".

"Me hace sentir muy incómoda", dijo.

Wembolua admitió que hay días buenos y malos, y notó que una razón detrás de tales sentimientos es que los demás no saben cómo reaccionar cuando ven a alguien con una discapacidad.

Como las redes sociales son una gran parte de su vida, decidió compartir su viaje en sus plataformas. Estar abierta abrió las puertas a los periodistas interesados en su historia y a la compañía de belleza L'Oréal, que la contrató para que fuera embajadora de marca.

"Tenía una plataforma para educar a la gente sobre las diferencias", dijo.

"Realmente creo que todavía tengo miedo de que la gente me juzgue, pero soy mi crítica más dura", continuó. "Todavía seré Grace con dos prótesis y mis cicatrices de quemaduras. Trato de ser consistente con mi viaje, así que cada día hago un pequeño esfuerzo".

Aunque las redes sociales también pueden presentar una visión malsana de la realidad, ella dio este consejo:  "Sigue a la gente que te inspira. No sigas a la gente que te hace sentir avergonzada de ti mismo, porque en realidad es más agotador para tu salud mental de lo que te imaginas".


Deportes


Wembolua descubrió el baloncesto en silla de ruedas en un centro de rehabilitación y en 2012 se incorporó a la academia nacional, abriéndose camino hasta el Campeonato Europeo 2015 y su debut en los Juegos de Río al año siguiente.

Su familia y amigos pasaron de preguntarle cómo estaba físicamente a "¿Cómo va tu temporada?"

"Cuando a tu alrededor la gente se centra en el deporte, se impresiona y asombra, ese es el poder de ser Paralímpica", dijo.